Cuba: dentro y fuera


Este número de Tremenda Nota muestra la historia de Cuba dentro y fuera. Cuba es, esencialmente, un país que se hace así, tanto desde el interior como desde el exterior*.

Nuestra Candela al Jarro muestra que más de dos millones y medio de cubanos viven en el exterior y que el 80 por ciento de ellos está muy cerca: en Estados Unidos. Un país con tantos nacionales en el extranjero no puede delimitarse en un territorio determinado. Anualmente los que se quedaron reciben de los que se fueron más de 3 mil millones de dólares en remesas. Nuestro Tarekos aborda qué le pasa a los cubanos cuando se van a vivir al exterior, a través del testimonio de diez emigrantes. Contamos cómo afrontan el frío, el shock del capitalismo y la nostalgia. Ambas secciones fueron preparadas por Carlos Alejandro Rodriguez Martínez.

La nostalgia es algo que ni las remesas pueden atenuar. Lo demuestra nuestra reportera Claudia Padrón en “Entre Miami y Pinar del Río”: la historia de una familia partida en dos, entre Cuba y Estados Unidos, solo conectada por un frágil WiFi y consternada por lo cambios en las políticas migratorias.

Mayli Estevez cuenta la historia de Pedro Abreu Tejera: “Luego de dos años en la Sinfónica de Matanzas, Pedro hizo lo que muchos músicos en la Isla: se fue a vivir del turismo. Armó un conjuntico -Charanguito Sonero- y trabajó en Varadero, hasta que en el 2000 se casó con una alemana y aterrizó en Berlín. Pedro llegó con la idea de unirse a cualquier bandita, quería insertarse en el mercado de la diversidad europea, donde la música tradicional cubana consigue algunas presentaciones en festivales bailables. No son muy exitosas estas bandas que parten de cero, ni tienen mucha presencia, pero lo exótico del son o la salsa, a veces, les funciona. Sobreviven de presentaciones menores en bares o restaurantes de origen latino y con buena suerte, alguna gira dentro de Alemania”.

Pero Pedro no quería ser músico, quería ser boxeador. Y lo consiguió, no solamente para cumplir su sueño sino, sobre todo, para ganar algunos euros extra. La historia que cuenta Mayli a través de Pedro es la de la mayoría de los cubanos: adentro y afuera de Cuba se debaten entre soñar e inventar algo para sobrevivir.

Irse de Cuba siempre fue una aventura. ¿Por qué? Porque Cuba es una isla y el mar siempre fue un abismo. Eso cuenta con sus fotos Gabriel Guerra Bianchini en Mundo Cubiche: el malecón como precipicio más que como costanera. El exterior, dice Gabriel, es como la utopía: está en el horizonte pero cuando los cubanos caminan dos pasos todo se mueve tres pasos más allá.

A los que todavía no se fueron, el cambio de políticas migratorias les quitó esperanzas. Lo que les queda es aspirar a ganar el “bombo”, el sorteo que narra Amelia Roque en este número. Los jóvenes, sobre todo universitarios, tienen otra opción un poco menos azarosa: ganar un concurso o una beca. Por eso Milena Hidalgo cuenta qué hay que hacer para estudiar, por ejemplo, en España. Maykel Gonzalez Vivero completa el panorama contando cuáles son las nuevas rutas de los cubanos después de que se haya cerrado la puerta del norte.

Cuba adentro, Cuba afuera: Tremenda Nota. Número 2. Enero de 2018. También en Pdf.

*Foto: Gabriel Guerra Bianchini

Tags:

Redacción

Redacción

La nueva revolución periodística

Haz un comentario