Las becas: un viaje de ida


¿Qué hay que hacer para ganarse una beca? España, por ejemplo, es el pasaje sin regreso de muchos cubanos*. 

 

 

El cubano promedio no puede pagarse estudios fuera. Si quiere hacerlo migra a donde surja la posibilidad. Latinoamérica y España, por compartir raíces culturales, con el plus de no necesitar el dominio de otro idioma, ocupan la preferencia en estos proyectos de salida. ¿Qué pasa cuando un cubano se va a estudiar a España?

Según el académico catalan Jordi Olivella Nadal, en “España existe un interés creciente en la captación de estudiantes extranjeros”.  Hay múltiples becas donde los cubanos pueden postular. En cada zona wifi se puede ver a muchos con su laptop e incluso su celular, llenando formularios y sudando frío si pierden la conexión, el dinero de la tarjeta Nauta, la información y el tiempo. Pero como perseverar es virtud del buen cubano, muchos pasan esas fases iniciales, consiguen la aceptación del posgrado o el curso en cuestión, solicitan la beca y prueban suerte. Un mayor rango de probabilidades de sonreír tienen los perfiles de ciencias exactas que egresen de la Universidad de La Habana. Si reciben un mail de aceptación, se los podrá ver saltar, tal vez lanzando improperios, pero de felicidad.

Entre las diversas instituciones que ofrecen becas para extranjeros en España se destacan el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes (MECD), la Asociación Universitaria Iberoamericana de Postgrado y la Fundación Carolina. Los perfiles más frecuentes, si se recorren las convocatorias, son Matemáticas, Estadísticas e Ingeniería.

Para el cubano promedio la felicidad de estudiar fuera le cuesta un ojo. Hay que presentar una serie de documentos, casi todos en La Habana, que suman una cantidad de dinero superior al salario promedio de unos 20 dólares. Y si no vives en la capital los números crecen en viajes y alquileres.

Hay dos pasos típicos que debe hacer el cubano que quiere ir a estudiar, por caso a España, una vez que ganó la beca claro.

Paso 1: la Embajada

Para obtener un visado de estudios o de investigación, a la entrevista se deben llevar 65 euros convertidos a CUC y…

-dos copias  de la Solicitud de visado
-dos fotos “tipo visa España” (1cuc)
– pasaporte en vigor por más de seis meses (hacerlo cuesta 100 cuc y prorrogarlo 20 cuc)
-acreditación de admitido en el Máster por duplicado y comprobante del pago de la matrícula
-una “Garantía de Medios Económicos” de estancia y regreso  (tenemos fama de quedarnos por ahí) 
– un seguro de viaje (mínimo 90 cuc)
– la reserva de los vuelos de ida y vuelta (aunque el de vuelta no lo vayamos a usar, hay que tenerlo…)
– certificado antecedentes penales (65 cuc en el MinRex)
-certificado médico (cuesta unos 15 cuc) y

y ya no para el consulado, pero sí para la universidad que te acoge:

-título (200 cuc) y certificación de notas (200 cuc).

Hay que sumar, a todo lo dicho, que, con la buena ventura de obtener la visa, se deberá comprar el pasaje (300 CUC si encuentra alguna oferta o hasta 800 CUC). A un recién graduado, que vive al día con un salario inferior a 20 CUC estas cuentas socavan su proyecto, a menos que tenga el apoyo de la familia con sus ahorros de la vida.

Paso 2: El viaje

Supongamos que contamos con el apoyo familiar y de los amigos. Te vas a España. Se conoce el monstruo capitalista, se reacciona a él como se sepa o pueda. La mayoría sucumbe a sus encantos. Se vive y se ahorra un tanto –mandar dinero a la familia, pagar deudas, engordar sueños- exprimiendo los, por ejemplo, 909 euros que da como ayuda mensual la Universidad Carlos III de Madrid. Y entonces muchos terminan la beca y deciden aceptar las ofertas de trabajo que vengan al término del curso, o agenciarse algún empleo, o incluso, quedarse ilegalmente, a vivir de cualquier trabajo informal, es decir, sin contrato ni derechos, al no contar con permiso laboral. Cualquier cosa con tal de no regresar.

Paso 3: la pregunta

La situación económica asfixiante y sin aparente posibilidad de cambio, las diferencias generacionales con respecto al rumbo que ha de seguir el país, la imposibilidad de realización personal y profesional… entre otras razones que varían de persona a persona, hacen que el deseo de irse de Cuba sea un fenómeno estable a pesar de los cambios ¡y hasta en alza! sobre todo en los jóvenes. Una pregunta es ineludible: ¿si todos quieren irse, quién se va a quedar?

*Fotos: Pixabay.com y Wikimedia Commons

Tags:

Milena V. Hidalgo Castro

Milena V. Hidalgo Castro

Escritora cubana que en su blog Rumiante re-mastica la humanidad para digerirla mejor. Milena va a colaborar con todo sitio que respete la verdad y a Cuba. Una de la pocas veganas en la isla, comparte la devoción de Popeye por las espinacas. Sabe que las penas no se olvidan bailando, como dice la canción, pero baila de todas formas.

Comments (1)

  • Darcy Bo

    |

    Gracias

    Reply

Haz un comentario